“La producción audiovisual vasca es de primer nivel”

“La producción audiovisual vasca es de primer nivel”

21 Diciembre 2020

Hablamos con Esther Cabero, coordinadora de Kimuak, sobre la evolución que ha tenido el programa desde su creación y sobre la situación actual del sector audiovisual vasco.

Zineuskadi: ¿Cómo ha evolucionado Kimuak desde sus inicios hasta la actualidad?

Esther Cabero: El programa nació en 1998. Los cortometrajes que se llevaban a cabo hasta entonces no tenían medios para hacer un recorrido profesional, porque no había empresas privadas de distribución, etc., y con el objetivo de dar solución a ese problema nació Kimuak. A lo largo de estos 22 años el sector ha cambiado drásticamente, y hoy en día nuestra función no es solo la de distribución y promoción, es también la de ser una garantía de calidad dentro del cine vasco. La evolución de Kimuak ha sido la misma que la del sector. Hemos pasado de un mundo analógico, donde los cortos se distribuían en VHS, a una digitalización completa. Asimismo, en la actualidad Internet y el ámbito digital son fundamentales para la distribución.

Zineuskadi: Se puede decir que para los cineastas, en la actualidad, es muy importante contar con el apoyo del programa Kimuak, ¿no?

Esther Cabero: Sí. A lo largo de estos 22 años han pasado por nuestro programa importantes cortometrajes, así como grandes cineastas que posteriormente han obtenido gran prestigio con sus largometrajes. Entre ellos podemos encontrar al equipo Moriarti, Asier Altuna, Koldo Almandoz, Izibene Oñederra, etc. Los festivales internacionales conocen nuestro programa y nosotros les mostramos cómo es el sector audiovisual vasco. Para los que empiezan es muy beneficioso acudir a un festival o aparecer en un catálogo junto con grandes cineastas; les ayuda a darse a conocer. De alguna manera, sirve para ubicarse en el mapa de la industria.

Zineuskadi: ¿Cómo ha sido este raro año 2020 dentro del programa Kimuak?

Esther Cabero: Para nosotros no ha sido tan raro, creemos que el 2021 puede serlo más. Como sabéis, cada año existe una convocatoria, se realiza una selección de los trabajos presentados y los vamos mostrando en diferentes festivales y eventos. Nuestro trabajo es muy cíclico y el confinamiento nos pilló a punto de lanzar la convocatoria. Realizamos algunas adaptaciones, pero los cortometrajes que se presentaban ya estaban finalizados; es por ello que no hemos notado tanto los cambios. Se presentaron muchos trabajos y muy buenos. Lo más notorio ha sido que los festivales se han retrasado o se han hecho online. Eso también nos ha planteado un nuevo panorama.

Zineuskadi: Por lo tanto, en vuestro caso, es probable que los cambios se noten en 2021, ¿no?

Esther Cabero: Sí, eso es lo que creemos. Sabemos, por ejemplo, que se presentarán unos cortometrajes que han recibido subvenciones, pero no sabemos cuántos, porque las grabaciones han sido más complicadas y porque hay pequeños grupos que no han podido hacer frente al presupuesto. Desconocemos el impacto que ha tenido la pandemia.

Zineuskadi: ¿Qué estrategia seguiréis para el año que viene?

Esther Cabero: Nuestra idea es mantener el programa lo máximo posible, tanto el procedimiento como las fechas y siempre analizando y conociendo la situación real del sector. Esto nos ayudará a ser conscientes de lo que hay, y si vemos que es necesario realizar cambios, los haremos.

Zineuskadi: Hoy en día, ¿es rentable hacer un corto?

Esther Cabero: Yo creo que nunca lo ha sido; los cortometrajes no generan ingresos especiales. En algunos festivales hay premios económicos, o en algunos casos se venden a los canales de televisión, pero los ingresos no son excesivos.

Zineuskadi: ¿De qué forma se pueden convertir en rentables?

Esther Cabero: Ese es un largo debate que viene de lejos. Tiene que ver con el público de los cortometrajes y con la creación de audiencias, porque, por ejemplo, no se programan en salas de cine. Por decirlo de alguna manera, habría que cambiar el consumo para equipararlo al de los largometrajes. El debate no es nada fácil. En Francia y en otros países los cortometrajes se programan en cines, pero aquí no ocurre. Para las salas tampoco es sencillo programar una sesión con un corto.

Zineuskadi: Parece que cada vez hay más mujeres directoras, guionistas o productoras, por ejemplo.

Esther Cabero: Sí. La evolución de Kimuak no sé hasta qué punto es representativa dentro del sector, porque nosotros somos una pequeña muestra, pero en esos primeros años se presentaban muchas mujeres. Es cierto que el número de obras presentadas era menor, pero entre un 30% y un 40% eran de mujeres. En la década del 2000 hubo una bajada importante y hoy en día las cifras son más equilibradas, de en torno al 30-40%. Sobre todo hay mujeres jóvenes, muy preparadas, con estudios de cine y que trabajan en el mundo de los documentales. Parece que llega una nueva generación de mujeres; yo creo que nuestro papel estará reforzado dentro de unos años.

Zineuskadi: Y hablando de la situación de los cortos vascos, ¿qué nivel tenemos aquí?

Esther Cabero: Yo creo que la producción vasca está muy bien en lo referente a la calidad. Txema y yo hacemos labores de jurado y participamos en comisiones de apoyo, por lo que solemos ver qué se hace fuera de aquí. Por ello, podemos destacar que la producción vasca es de primer nivel; estamos en una situación muy favorable para competir a nivel internacional.

Zineuskadi: Parece que el nivel del cine vasco en general también va en aumento, ¿no?

Esther Cabero: Sí, así es. El sector es cada vez más profesional. Los cineastas tienen estudios más específicos, los técnicos también tienen cada vez más experiencia... Cuanto más se produce, mayor dominio del oficio se tiene, y eso se refleja en el resultado.

Zineuskadi: ¿Qué mensaje enviarías a los cineastas vascos para animarles a participar en Kimuak?

Esther Cabero: Queremos animar a todos, tanto a los profesionales como a los que empiezan ahora. Las cosas se aprenden a medida que se van practicando y, además, Kimuak es una forma de mostrar tu trabajo. Nosotros cada año invitamos a una comisión de expertos para realizar la selección, normalmente profesionales de festivales o de instituciones, y que ellos vean tu trabajo es un paso adelante para ir entrando en el mercado. Te seleccionen o no, se ha visto tu trabajo y puedes ir haciéndote un nombre en el sector.